Recetas de pescado y marisco

martes, 8 de marzo de 2016

MARMITAKO. LA AUTÉNTICA RECETA VASCA.



Ahora, es posible comer bonito  todo el año, porque con el bonito del norte al vacío y ultacongelado, de Pereira productos del mar, ya es posible disfrutar de este exquisito pescado fuera de su temporada de captura que  coincide con el verano. No es por nada, pero un guiso de este tipo es mucho más apropiado para el invierno que para su época natural veraniega y calurosa.


INGREDIENTES (para 4 personas) 

  • 1 k de bonito completamente limpio, sin nada de restos de carne oscura, (con sangre)
  • 1,5 k de patatas amarillas 
  • 3  pimientos verdes italianos
  • 3  cebollas
  • 6 pimientos choriceros, o 2 cucharadas de carne de pimiento choricero en tarro
  • Aceite virgen
  • Sal y 1 guindilla 
  • Caldo de pescado, o caldo de bonito


MODO DE PROCEDER
Antes de nada, haremos un caldo con los  restos del bonito,   un pimiento verde y  una cebolla  cortada en 4 trozos. Como este bonito  del norte ultaracongelado PEREIRA viene ya muy limpio, tendremos que añadir al caldo alguna cabeza de algún otro pescado como rape o merluza, u optar por la cómoda solución del caldo de pescado ya elaborado.
1. Limpiamos y cortamos el bonito en trozos de unos dos centímetros. Reservamos
2. En una tartera, se pone un fondo de aceite y se echan 2 cebollas muy picadas
3. A los 10 minutos se añaden  2 pimientos verdes picados de igual manera, para  que se pochen lentamente junto a la cebolla. Añadimos la guindilla. Salamos ligeramente y dejamos hacer a fuego lento unos 20 minutos.

4. Cuando estén las verduras en su punto, añadimos las patatas amarillas, peladas y cascadas en trozos algo más grandes que los de bonito. Las rehogamos un buen rato con la verdura. Es muy importante, para que espese el guiso, que las patatas sean cascadas  y no totalmente cortadas.

5. Añadimos las dos cucharadas de carne de pimiento choricero y revolvemos. Cubrimos las patatas  con el caldo, salamos ligeramente.  Dejamos hacer a fuego lento unos 30 minutos.

6. Cuando estén a punto  las patatas,   añadimos el bonito y retiramos del fuego.

7. Tapamos y dejamos reposar una media hora para que con el calor residual  se haga el bonito y para que engorde la salsa.


8. Para servir, calentar de nuevo si fuese  necesario, pero con cuidado de no pasar el bonito. Que esté en su punto y jugoso es el secreto de este plato.