GUISO DE CHOCOS CON FIDEOS



Cocinar alimentos naturales y sanos puede ser más cómodo, fácil y rápido, de lo que a priori pueda parecer. Y como muestra de ello, este guiso de chocos con fideos que hoy os traemos al blog.

Utilizando el sofrito de verduras  y los chocos ya limpios ultracongelados Pereira, os ahorraréis el engorroso paso de pelar y cortar las verduras, además del no menos complicado trance de limpiar los choquitos. Y, a mayores, podéis almacenar cómodamente ambos productos y utilizarlos a vuestra conveniencia en el momento que más os convenga.

Visto que todo son ventajas, nos queda sólo añadir que, además de rica, esta receta es de las económicas, ideal para comidas multitudinarias y para variar el menú y los socorridos arroces de los domingos familiares 

Ingredientes para 5-6 personas:

  • 1 kilo de choquitos limpios ultracongelados PEREIRA
  • 6 cucharadas de sofrito de verduras ultracongelado PEREIRA
  • 12 gambones pelados  ultracongelados PEREIRA
  • 4 sobres de tinta de calamar
  • 1 litro de caldo de pescado
  • 500 gr de fideos finos
  • 150 ml de vino blanco
  • sal y pimienta


Procedimiento.

La noche anterior descongelamos en la parte baja de la nevera los choquitos, los gambones y el sofrito ultracongelados Pereira


Escurrimos bien el sofrito de verduras y lo salteamos en un poquito de aceite de oliva virgen. Salamos ligeramente.

Cuando esté pochado el sofrito añadimos los choquitos y los salteamos unos minutos más con la verdura. Salpimentamos.


Añadimos el vino, removemos bien y dejamos que se evapore. A continuación, añadimos un poco del caldo de pescado y la tinta de los 4 sobres. Tapamos y dejamos cocinar 30 minutos a fuego medio hasta que los choquitos estén  tiernos.

Incorporamos los fideos, removemos bien para que se impregnen con la salsa negra y vamos añadiendo, poco a poco el caldo de pescado necesario para que se hidraten.


Unos minutos antes de que estén los fideos, colocamos los gambones introduciéndolos ligeramente en el guiso. Apagamos el fuego y tapamos hasta que, con el calor residual, se hagan los gambones.

Añadimos unos toques de alioli y de perejil y listo para llevar a la mesa, ¡Y listo para disfrutar!



Comentarios